LA MOTO DE SERGI AROLA

 El cocinero Sergi Arola, dos Estrellas Michelín, hace platos geniales, y no es un vendedor de motos como tantos en este país que dicen A y luego hacen B o, directamente, mienten sin pudor alguno. Hacienda ha ido a por él, a por Arola digo, por impago de impuestos y, de entrada, le precintó su principal restaurante en Madrid, que ahora ha reabierto, sin que lo tenga nada fácil. Sergi Arola es el ejemplo de lo que viene sucediendo desde hace varios años a empresarios, familias, asalariados y no digamos parados. Tienes que vender tu coche, tu moto, como Arola, cuando no tu casa, para poder seguir adelante con el negocio y que no te cierren las dedudas o directamente la falta de consumo y clientes como ha ocurrido y sigue pasando con miles de establecimientos de todo tipo. La crisis no perdona nada ni a nadie. Este cocinero es doblemente ejemplo, porque no le da vergüenza alguna ser un cocinero famoso, superpremiado, archiconocido, y publicar por Twitter que vende su amadísima moto (una Harley Davidson) para pagar deudas.  La auténtica realidad de este país es esta, y lo demás que se dice son brindis al sol.

 No podemos ir bien cuando los ERES son constantes. Oyes decMOTO SERGI AROLAlaracines que hablan sobre lo bien que estamos, y SEAT, nuestro fabricante de coches, presenta un expediente de regulación de empleo para casi toda la plantilla. En los deportes, otro ejemplo, desaparecen clubs, o los fichajes con escasitos, lo que me parece bien porque hasta el año que viene había compras o ventas de jugadores que eran indecentes por los millones gastados, mientras en la calle se pasa la necesidad y se pide austeridad general. Sergi Arola es uno de tantos, lo que ocurre es que su nombre es demasiado importante como para que no se sepa su situación personal y económica. Otros, la mayoría, prefieren esconder que han vendido la moto o el coche para llegar mejor a final de mes. No hay nada que se les pueda reprochar. Si hay algo que echar en cara, eso es al sistema, a los bancos, a la situación en general, y a que no puedes decir que vamos mejor cuando hasta la Coca Cola trata de impulsar con un anuncio que los clientes de los bares regresen a ellos para consumir. Tan sólo con  palabras y campañas, no se come, y los millones de parados son los que marcan realmente la agenda y el pulso de la situación económica, que sigue siendo pésima.

Share This

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *