LA MALA INSENSIBILIDAD

Comentario en Punto Radio. “Protagonistas Cantabria.

Seguramente, lo peor de la grave crisis que estamos padeciendo sea la insensibilidad social que muestra su peor cara a la hora de no mojarse con problemas de otras personas que consideramos ajenas o desconocidas. En muchas casos tampoco es así.. No lo es porque el paro, el desahucio o la falta de euros para comer o pagar un alquiler, toca de lleno a convecinos que sí conocemos, en algunos casos de toda la vida, amenazados también porque su empresa anuncia cierre y ¡todos a la calle!. Mantengo que hay muchas formas de apoyar y de involucrarte con lo que pasa alrededor de uno. No se trata de tu trabajo, pero acudes a esa manifestación en defensa de un puñado de puestos de la fábrica de tu pueblo; hoy por hoy, no tienes necesidad de ir a un comedor social, pero lo apoyas sin foto ni publicidad, para que otra mucha gente disfrute de un plato caliente, sin que suponga además una vergüenza poder comer.

Hablarlo, escribirlo, pelearlo, darlo, son formas de compromiso. Si la insensibilidad crece en épocas de bonanza, cuando llegan las crisis se ha hecho ya un hueco grande entre nosotros, que nos hacemos insensibles. Nos acordamos de San Rita cuando suena el trueno, pero a diario pasan demasiadas cosas penosas, como para mirar hacia otro lado. Hoy, ahora, no nos suceden a nosotros, aunque la garantía total no existe. Conocemos muchos casos cercanos. Como quien dice:  ayer disfrutaba de una vida generosa, y ahora poco más que está pidiendo. No es ningún desmérito, pero depende mucho de cómo sepamos reaccionar ante la desdicha ajena. Los que están en las auténticas trincheras de ayudar al  prójimo, les preocupa igualmente  el rechazo que mucha gente desvalida por la crisis pueda ver en el vecino. Que no quieras toparte en el portal o en la calle con tal o cual persona, no vaya a ser que me cuente su vida o, por aún, pida algo. ¡Que mala puede llegar a ser la insensibilidad cuando la desgracia no te ha mirado de cara, aún!

Share This

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *