CAIGAN LOS DEMÁS MUROS

Comentario en Punto Radio. “Protagonistas Cantabria

Ha estado muy organizado y emotivo todo lo concerniente al 20 Aniversario de la Caída del Muro de Berlín, como una auténtica fiesta por la libertad, que no vendría mal rememorar de cuando en cuando allá donde haga falta la libertad. Tras años y años de convivencia con el Muro que dividía a las dos alemanias y con ellas al resto del mundo, su caída fue ciertamente un hito histórico que abandonó al mismo tiempo la senda de la guerra fría por un camino más seguro donde la paz entre las grandes potencias se sellaba de otra manera más fiable. La conmemoración de cómo han sido los veinte años siguientes a la caída del Muro, con una Europa más fuerte y reunificada, es en efecto una conmemoración a la libertad, a los derechos, a la convivencia y a la seguridad de los pueblos sin olvidar su propia independencia. De estas palabras, la caída del Muro propició otros hechos que son perceptibles hoy.

             El de Berlín era sin embargo el muro de los muros que hay repartidos por el mundo. Hay muros que se levantan con cemento, y muros que los Estados y los ciudadanos nos levantamos, impidiendo la libertad real a muchas personas que no cejarán nunca de demandar una igualdad total. La lista de los muros es demasiado larga. El hambre, la sed, las medicinas, las vacunas, la educación, el sida, la solidaridad y quiero terminar -que no es lo mismo que se acabe la lista de los muros del mundo- en la discapacidad. Cada uno de estos graves problemas a los que no se ha dado solución definitiva aún, es otro muro a tirar. Como sucedió con el de Berlín, ¡que mira que era difícil!, cuando hay interés en erradicar algo realmente despreciable, se termina haciendo. Hace 20 años hubo visión: “o ahora o nunca”, parece que se dijeron los lideres del momento a un lado y otro de la capital alemana. Aunque también hay que decir en contra que cada vez que cae un muro, se levanta otro. Para vergüenza también de la humanidad, tenemos a la vista el que separa a Israel de Palestina. Me gustaría ver cómo en este suelo de Oriente Medio y en otros muchos tan dejados, algún día se celebra de nuevo otra fiesta por la libertad.

Share This

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *