Purificar a los mentirosos

 En este país se ha llegado a mentir tanto y tan normal como chasquear unos dedos. No pensemos ya de entrada que es algo inherente a la política, porque la facilidad con que un niño miente a su profesora particular cuando le pregunta por los deberes del día, no tiene precio. Parece que nacemos con […]

Leer más