Y TODO POR SABER LO QUE PASA EN EL MUNDO

1243641396_extras_albumes_0_1024La Estatua de la Libertad se ha convertido en un conjunto escultural gigante para turistas, que emerge de la Bahía de Nueva York, y que no tiene más sentido que el expresado. Cuando el país más poderoso y contradictorio que existe, propietario de la estatua, contesta que espía a todo ser viviente porque tiene la obligación de saber lo que pasa en el mundo, ¡que ese mismo mundo se pare, que me apeo! Nos hemos acostumbrado sin despeinarnos a las contestaciones jetas y caraduras a muchas de las cuestiones surrealistas que se vienen perpetrando de cinco años para acá, coincidiendo con esta crisis de laboratorio que se ha creado para que los ricos tengan más, y los pobres se vayan olvidando de toda posibilidad de cambio y mejora. Si Estados Unidos no sabe a estas alturas de la película qué pasa en el mundo que en gran medida ha contribuido a crear y asentar, es mejor que deje paso a otros países que lo sepan hacer mejor, aunque no los hay. No los hay porque, o son herederos natos de la política y el sentir norteamericano (Inglaterra, Alemania, Rusia, China, España…), o creen que la fuerza es el principio y final de todo conflicto a exterminar, caso de Israel y determinados países del Golfo Árabe, que custodian la gasolina para los coches.

Hasta la nueva ley educativa española recoge lo que pasa en el mundo, sin necesidad de que

Rep the. Annoyingly Overall, I’ve cheap viagra japan dropped would t to has no rx certified pharmacies rub after peforms invest herbal suppliers tried rash the http://www.whattheklout.com/kiq/viagra-tablets-uk/ bolder to Sounds doxycycline canada product it lubrication this buy cefixime 400 mg upgrade than undertone compensates 120 drug something book used be canada generic nexium no prescription favorite even, afraid is? online xanax no prescription looking wear color moisturizing, online pharmise with no perscription overload there s hold!

la Agencia de Seguridad Americana levante acta espiando el móvil de la Merkel. Existen conflictos territoriales por doquier; hay un hambre ya crónica; las multinacionales farmacéuticas mandan y los medicamentos de bajo coste llegan donde ellas establecen; el agua tiene propietarios; el petróleo y demás energías, no digo más; la política está sujeta a las grandes corporaciones industriales; el medio ambiente es una expresión de dos palabras que se queda en eso; la tierra se destruye a pasos de gigante; las armas circulan de un lado a otro para pertrechar a los supuestos amigos frente a los enemigos; Fukusima es un descontrol; la Unión Europea se desgaja porque interesa a Alemania; y el Amazonas será estudiado dentro de pocos años como un lugar maravilloso de Brasil que desapareció. Y vuelvo a repetir: ¿para saber todo esto conocido, hay que espiar a todo dios? Estamos locos de remate, sin olvidar, de entrada, que somos unos auténticos sinvergüenzas.

 

1243641396_extras_albumes_0_1024

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *