VUELVE EL AYER PARA LA EMIGRACIÓN FEMENINA

Como con casi todo, de la emigración se han hecho más películas de los hombres que dejaron su país en busca de fortuna que de las mujeres que hicieron lo mismo, pero en tiempos sexistas y discriminatorios donde la lucha femenina por la igualdad siquiera había nacido. Todo ha cambiado, al menos en los países democráticos, a lo que hay que añadir Internet y Youtube, donde se pueden colgar magníficos vídeos como el de “Sorpresa”, que narra la vida como emigrante de una española, que al mismo tiempo se siente abandonada por su país. La mujer en España ha pasado de escuchar hace tan sólo cinco años que lograba mejores metas profesionales que el hombre, a verse inmersa en una crisis laboral que la castiga más que al sexo masculino, y que incluso hace que los sueldos que van para abajo se ceben más con ellas. Como nadie pensaba que llegaría algún día esta crisis tan destrozadora, estas nuevas situaciones para la mujer han caído también por sorpresa y, para decirlo todo, suponen una vuelta atrás en muchos derechos que las féminas creían conquistados definitivamente.

Acabo de ver una exposición del Instituto de la Mujer que lleva por temática la “Emigración de Mujeres Valientes”. No les queda otra si quieren trabajar y encontrar oportunidades que, aquí y ahora, no tienen. Nuestras mujeres jóvenes, al igual que los hombres, copan países del resto de Europa, saltan el charco para ir a cualquier país de punta a cabo de América, y no desprecian tampoco Oceanía con la misma idea fija de trabajo y sueldo dignos. Esto es ahora una utopía en España, y lo cierto es que da igual el sexo de los jóvenes para salir en busca de las oportunidades que no tienen en su país. Pero no es menos patente que si algún día acaba esta mierda de crisis, la mujer habrá perdido mucho más en lo que es la emigración de hoy, de repente bastante parecida a la de ayer. Supieron de lo de emigrar a Alemania o Suiza por sus abuelos, y no se prepararon pensando (ni por asomo) en que tendrían que repetir la pesadilla. Siendo valientes por lo que hacen al irse, hay que trabajar sin descano por hacer posible su deseo; regresar algún día no muy lejano. EMIGRACIÓN FEMENINA

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *