VENTE PA ESPAÑA BILL

Cuando en el vídeo de  youtube  “La sorpresa”, Ester y su madre se dan un abrazo que nunca querrían 1365-SORPRESA--647x350_identiariadeshacer, España te duele de una manera cómplice con los miles de jóvenes que obligadamente dejan su país para buscarse la vida de lo que sea en los destinos a los que les ha llevado las ganas de trabajar y ganar un sueldo. Ester y Jorge, valencianos de 30 y 34 años, que protagonizan el vídeo, se lo restriegan a políticos y banqueros: “a vosotros, que nos negáis el futuro, os dedicamos estas lágrimas tan amargas”. Querer enterrar y que se olvide la penosa situación que vivimos, no es posible mientras haya tantos compatriotas fuera que quieren regresar, y la diáspora se extiende porque el momento actual no es precisamente bondadoso con las oportunidades laborales. Lo único destacable ocurrido con nuestra economía en los últimos tiempos ha sido la compra por parte del magnate de Microsoft, Bill Gates, de un pequeño paquete de acciones de una gran constructora española. Algo más de cien millones de euros ha invertido el filántropo norteamericano, una de las grandes fortunas del mundo, y es más el hecho en sí que lo que conlleva el desembolso.

Nos piden que creamos en la recuperación, pero la imagen de unos padres viendo a qué dedican sus hijos el tiempo de un día cualquiera (a nada), enturbia el panorama. Si España no da oportunidades a sus ciudadanos, esos ciudadanos se sienten de un país que les falla. Son las situaciones personales las que mandan sobre la verdad y denuncian la mentira. Son los padres apartados bruscamente de los trabajos que mantenían hace veinte o treinta años los que están llenos de rabia y desconfianza. Y por extensión, sus hijos viven a miles de kilómetros de ellos, haciendo en muchos casos aquello para lo que no fueron formados con el esfuerzo tremendo de los cabezas de familia a quienes les ha sido arrebatada de cuajo su ilusión. Bill Gates tiene que venir por España, y extender entre políticos y banqueros esa ilusión repentina que tiene por nuestro país. Será bienvenido, en especial por los padres y madres que quieren volver a abrazar a sus hijos y no deshacer este gesto de cariño porque la niña o el niño tienen que coger un avión para regresar a su trabajo en México.

 

 

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *