TODOS COCINEROS

Se me hace raro ver una sola cadena de televisión que no tenga en su programación en prime time un programa de cocina, donde lo mismo concursan niños que personas que peinan canas. Como pasó con el boom de la construcción, que conllevó que media España abriera una inmobiliaria para vender pisos, todo sea que con tanta cazuela y sartén, le de a la otra media España por abrir un restaurante en cualquiera de sus variedades culinarias. Estos masters en recetas masivos para todos los públicos  tienen este peligro de que el negocio a poner sea un Paladar, como llaman en La Habana a los restaurantes. Elocubro que con el potencial turístico que ya tiene España en cada una de sus regiones, aumentar el gusanillo montar negocio en este sector productivo no parece muy aconsejable, incluso si te asesora Chicote. Incentivar el emprendimiento, especialmente de los jóvenes, es lo que tiene. Tantos concursos en la cartelera televisiva sobre cocina, repostería y lo que se precie, calientan de ideas muchas mentes. Ocurre otro tanto con lo de ser cantante o artista, que puede llegar a confundir a muchos sobre lo fácil que resulta triunfar con sólo pisar un plató televisivo, cuando es todo lo contrario.sarten-que-se-pega

Trabajo, esfuerzo y ganas de mejorar, me parece que siguen siendo requisitos para llegar a algo en la vida. Llenar la cabeza de pájaros, sobre todo a los chavales, es el pozo en que se cae una y otra vez en nuestra particular sociedad. Eso de que España es diferente no es que sea un lastre, es que la madre de todos los lastres. Primero fue querer ser todos  promotores o todos funcionarios. Después, ósea hoy, es que hay que llegar a ser grandes chefs, que suena mejor que decirlo en español, cocineros. Ni tanto ni tan calvo, aunque la pequeña pantalla atonta que es un primor. Y cuando no la estás viendo, es el móvil el que te tiene atrapado en la esa supuesta red de construir una nueva sociedad productiva, todo mentira, ya que va a resultar que es lo mismo de siempre.

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *