SEGURIDAD AÉREA CONTRA CENIZAS

Comentario en Punto Radio. “Protagonistas Cantabria”

Es mejor hablar de las cenizas que deja un volcán que las que esparce un accidente de aviación con víctimas mortales. Las reacciones de los pasajeros van por barrios, y no se piense  que todo el mundo se lo toma bien de entrada, porque sería faltar a la verdad. Las cenizas del volcán islandés de nombre Eyjafjalla, y la  consiguiente suspensión de vuelos en muchos aeropuertos no sólo españoles, crea crispación en usuarios, que tenían sus planes hechos, y ven alterados de repente. ¿Qué pasaría en cambio si hay un grave accidente aéreo? Pues que más de uno vendría con que no se han tomado las medidas oportunas, que no se ha cumplido con la seguridad aérea o que directamente se ha cometido una imprudencia de las gordas. Y tendría razón.

Estamos hechos de esta naturaleza, embudo ancho para mí y estrecho para los demás. Se puede entender fácilmente lo que supone estar tirado dos días en un aeropuerto, pero de igual manera se debería entender que es mejor pisar tierra que no tenerla bajo los pies si el avión en el que volamos ve bloqueados sus motores por la ceniza negra que está dejando un volcán. He oído que no se sabe a ciencia cierta cuando dejará este volcán de escupir tanto humo y ceniza que se dispersa de norte a su r de Europa. La medida de cerrar aeropuertos ha sido acertada a todas luces. Se escuchan voces para todos los gustos, dependiendo de lo que lo que le vaya a uno en el tema. Habría que pensárselo mejor cuando se exigen cosas que no son posibles, y que no entran dentro de la previsión razonable, como es ponerle fin al humo del volcán Eyjafjalla. ¿Qué no estarán pasando los propios ciudadanos islandeses que viven pegados a él? Pues tienen que salir de casa, trabajar y vivir con una mascarilla puesta todo el día. Esto sí que es perjuicio y no perder un vuelo, que han cancelado para garantía de vidas humanas. Cuando oigo en cambio declaraciones que hablan de incompetencias, de falta de previsión y de tirar para adelante por mucho humo que haya, no puedo por menos que indignarme con tanta estupidez esparcida.

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>