SANTIAGO LES ACOGE

1491227699_extras_albumes_0_1024

Deben ser sólo horas de respeto a los muertos, heridos y sus familiares, por el fatal accidente del tren de Santiago de Compostela. Anoche, las televisiones nacionales, salvo Intereconomía y la 13, no estuvieron a la altura, y sólo llamaron a los tertulianos para que hoy en los platós hablen de todo y digan de todo sobre el suceso, sin saber en muchos casos de lo que hablan. Este tren mortal ha sacado las dos Españas, la solidaria y grande, y la de tinte aldeano, porque algunas actuaciones y comportamientos dejan todo que desear en las primeras horas tras la tragedia. Pero insisto en que son momentos para el respeto. Hoy es el día de Santiago, y muchos de los hombres, mujeres y niños que han perdido la vida se dirigían precisamente a la ciudad del apóstol para celebrar en familia esta festividad señera para España. Santiago les acoge a todos ellos.

Será difícil olvidar la víspera del 25 de julio de 2013, porque las imágenes del tren son escalofriantes. Hoy muestro una, pero desde el respeto a las víctimas, heridos, y, especialmente, lo que están sintiendo y pasando sus familiares. Sé – yo no voy a entrar en ello, al menos hoy – sé que es difícil digerir un accidente de estas dimensiones en el país de los trenes modernos y de la alta velocidad. Los que creemos en el destino, hemos dejado ya hace tiempo de hacernos demasiadas preguntas sobre por qué ocurren las cosas. 79 muertos: ¡descansen en paz!; 140 heridos a los que deseamos pronta recuperación y olvido de las secuelas. Y a sus familiares… A sus familiares, todo el efecto posible ante la pérdida de sus seres queridos. Seguro que Santiago ya les ha acogido.

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *