PERSPECTIVAS DE VERANO

Pasarán los meses, y las autonomías fuertes habrán hecho oídos sordos a lo de quitar su agencia meteorológica y su defensor del pueblo. Tampoco lo hará Extremadura por eso de respirar tan cerca de Andalucía, y no perder fuelle respecto a ella. La crisis económica pide por un lado restar, y por otro propicia demasiadas diferencias que provienen de las regiones que hacen caso al gobierno y las que no (al creerse estados). Estos modos avariciosos calan cada vez más en los ciudadanos, que ven diferencias entre vivir en una u otra punta de España, según recorte su propio gobierno local. Siempre he pensado que Cantabria, por ejemplo, debería tener más competencia en su clima, a través mismamente de la consejería de Medio Ambiente. La tendencia oficial es que desaparezcan las agencias meteorológicas que hacen tan fuertes en la materia al País Vasco, Andalucía y Cataluña, y se esté a lo que diga la central en Madrid, sobre si mañana hace bueno, malo o regular en Santander. CANTABRIA A

 ¿Cómo se explica que en el pasado mes de mayo, Cantabria se haya desfondado en turismo rural, y el País Vasco no? Nuestros hosteleros hablan del mal tiempo por encima del resto de cosas, pero igual de malo ha hecho en la costa oriental cántabra que en Vizcaya. ¿Entonces…? El entonces tiene que ver con la divulgación oficial, propagandística y mediática (televisiones especialmente) del tiempo que va a hacer, y cómo llega la noticia a los potenciales viajeros que tienen que tomar la rápida decisión de hospedarse en el norte o sur español. Lo que se erige ahora como ahorro puede ser mañana una fuente de problemas, si todos no jugamos con las mismas reglas, competencias y posibilidades de crecimiento. Mañana se puede pedir que todos los helicópteros contra el fuego repartidos por España tengan una misma base común en Madrid. ¿Quién decidirá qué fuego extinguir primero? Pues lo mismo sucede a que yo hable de mis perspectivas de verano, a que lo hagan otros por mí, y que pueden estar interesados en potenciar más un lugar turístico que otro. Desgraciadamente, la vida tiene muchas de estas trampas o, lo que es lo mismo, piensa mal en determinadas cuestiones, y acertarás.

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *