MALA LECHE

 

MALA LECHE

La amabilidad y la sonrisa son la mejor aspirina contra la mala leche. Las preguntas del CIS en las calles enumeran los principales problemas que preocupan a los ciudadanos, aunque no me explico por qué no se cuenta con las patadas diarias que damos a los demás, los unos porque han nacido así y los otros porque lo han tomado como escudo defensivo ante una sociedad devoradora. Cuando un mal día se trasladó a esa sociedad que la mediocridad es buena (1), que hay que ser amigo de los hijos para educarlos bien (2) y que hay que estar bien armado dialéctica e internamente para salir a la selva exterior que es el buscarse la vida (3), ¡la jodimos, tía Manuela! Si la crisis ha venido a demostrar algo de manera contundente, es que no estamos preparados para verla pasar. Los psicoanalistas de pacotilla se están poniendo las botas, y estos otros del coaching no saben ya cómo reinventar lo ya sabido, porque no se trata de otra cosa que de saber ser y saber estar, en definitiva, de comportarte.

Alguien que sabe tratar, escucha, dialoga, crea a su manera, también se compromete, y respeta las ideas tan variopintas que hay, es de por sí una persona de nueve y medio. No necesita aprender más, bueno sí: idiomas. Se da por descontado que puede tener mala leche, pero como se dice en el argot militar, utilizar esta arma es lo último. En realidad, nos avasallan a diario. Con la cola del paro, en el trabajo, con la educación, con la imposición de leyes, con independencias, con los sablazos de la compra y el precio del pan y los tomates. Lo que sobra es mala leche. La impotencia genera mucha, de ahí que sean malos tiempos para la risa y tocar la guitarra en la calle en busca de unas monedas. Cuando se está como se está, me da vergüenzas dar consejos a cualquiera y decirle que sea positivo o feliz. Dudo que alguien que no tiene trabajo y posibilidades, y ve como se le cierran puertas, pueda inspirarse en el yin y el yang. Ahora bien: tenemos que saber que hay un principio en el ser, el buen rollito, que nos genera la posibilidad de relacionarnos bien con los demás. Lo sepa o no, el aspero(a), asqueroso(a), mentiroso(a), faltón(a) y bocarrón(a) encuentra la apatía de los demás. Quizás esto sea lo bueno, porque la negativa noticia es que los de la mala leche son todo un ejército.

 

 

 

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *