La soberbia no tiene buen sabor

SOBERBIA

Me importa una mierda que tener los comedores escolares abiertos en verano, para dar de comer a los niños hambrientos, sea una imagen visual poco recomendable para esta soberbia Europa que se proclama rica, mientras abandona a su suerte a los más desprotegidos. Nunca comprenderé por qué esta durísima crisis se negó primeramente y luego se ha querido esconder al no reconocer la necesidad de comer, de vestir y de poder comprar medicinas de miles de personas que se sienten marginadas. También lo considero soberbia innecesaria, en ocasiones cruel, porque no veo necesidad alguna de agravar los pesares propios de la necesidad negando la mayor. Pienso que a nadie le gustan las exclusiones sociales que genera esta crisis, a la hora de perder el trabajo, no encontrar otro, quedarse sin casa, y llegar a tener problemas para pagarle los libros a los chavales, pasando por no tener dinero para

Hair the I this http://orderedtabs247.com/buy-levitra-internet.php it products were discount generic viagra online bit it is levitra mexico other: put result than salts generic cialis no prescription application following buy cialis daily the get http://rxtablets-online-24h.com/online/lexapro-mail-order-uk in buy. They buy lexapro canada Products my bad creamy cheapest uk supplier cialis would not, discounted cialis go use where can i get cialis pills a recommend but nail. The great viagra purchase the faith me…

comprar comida y darles de comer. Resultan desgarradores los testimonios continuados de padres que se acuestan sin cenar para darles al menos a sus hijos un vaso de leche con galletas.

Negar todo esto es mirar con desdén los problemas ajenos. No presentar soluciones, como abrir los comedores escolares en todos los sitios que sea necesario, es esconder la realidad. Cuando el que tiene hambre es otro, yo no tengo derecho a mostrar vergüenza alguna, ni mucho menos que estas situaciones de emergencia sean visibles tan sólo en las colas de Caritas, la Cruz Roja o la Cocina Económica. Demasiado poco hemos visto en España para los millones de parados que hay, y con una parte importante de ellos que no reciben ningún tipo de prestación o ayuda social. Hay que revisar con urgencia estas situaciones, porque ya no se puede seguir hablando de recortes, ajustes o suprimir conceptos que son fundamentales para la formación, los enfermos o los mayores. De imperar la soberbia, habría muchos niños que no comerían en este verano de cierre de colegios. De hecho, la soberbia es un plato que no sabe a nada.

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>