LA RADIO CAMBIA LA VIDA

Publicado el 5 de marzo de 2010 en el Diario Montañés

Tienen que pasar bastantes años para que te des cuenta de que no vale la pena echarte a la cama con un problema, porque nadie te asegura lo que realmente va a suceder al día siguiente, sea bueno o malo. Con la radio sucede algo parecido. A diario, se dan al momento las noticias que pasan, pero una vez que arrancan los diferentes programas despega al mismo tiempo una riada de opiniones, de cartas, correos y llamadas, donde los oyentes se reivindican como los auténticos protagonistas de este medio de comunicación por excelencia. Sin miedo a equivocarme un ápice, voy a asegurar que la radio supone para muchos de nosotros credibilidad. La palabra verdad se pronuncia en un pis pas, pero hacer de ella lo que significa, ese es ya otro cantar. De ahí que la aparición dentro de un país de una nueva cadena de radio como fue en su día Punto Radio, resulte  todo un acontecimiento.

Sí, la radio cambia aspectos de nuestras vidas, porque es capaz de hacerte reflexionar o de que llores escuchando cómo una anciana que llevaba días bajo los escombros en Haití ha sido rescatada. Las más de las veces, la radio nos hace reír, nos hace mover la cabeza de arriba abajo para secundar una opinión de un tertuliano, o de un lado a otro para rechazar ese comentario con el que no se está de acuerdo. Pero la radio hace también verdad esa frase que un día subrayé en un libro sobre la libertad: “La libertad consiste en equivocarse; acertar a palos no es libertad y, encima, el resultado es peor”. Las ondas mantienen siempre intacta su frescura y la calidez que da oír voces, unas veces con más orden que otras. No han de temer a Internet ni a las Redes Sociales, porque la radio nunca morirá como tal. Forma parte de nuestras vidas y de nuestra forma de expresarlo: “lo ha dicho la radio”, y punto (que añado yo como elogio a Punto Radio). Pocos medios de comunicación conmemoran programas como hace la radio. Sin duda, es porque en el archivo sonoro de tantos días, de tantos momentos hermosos de escuchar, se han cruzado miles de voces, de casos y de personas (ante todo personas), que encuentran a diario en su radio una buena excusa para mejorar algo de sus vidas.

 

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *