JÓVENES QUE TIRAN PARA ADELANTE

imagesCARO60WV

Miguel del Río. Diario Montañés. 11 de septiembre de 2011

Inventar una fórmula para tener ideas sería al mismo tiempo cosa de buen emprendedor, y razón más que suficiente para vivir de la patente para los restos. Un proverbio alemán señala que las ideas no pagan impuestos. A lo que se ve, esta crisis ha dejado seco (de ideas) a más de uno, y las estrategias económicas en el mundo están más por conservar lo que tenemos, que emprender y potenciar a quien quiera salir de su estado personal de desempleo iniciado un negocio en el que, como en la Bolsa, arriesgas demasiado. Sobre ideas o impulsarlas hay poco escrito, por tanto.

Es cierto también que lo importante no es tener muchas ideas, sino la idea próspera para el momento, como en los tiempos tan malos que vivimos. Aunque en el otro extremo, y demasiados hechos de nuestra historia antigua y reciente lo avalan, nada hay tan peligroso como una idea amplia en cerebros estrechos. Sea como fuere, es verdad esa frase tan vehemente de que las que conducen y arrastran al mundo no son las máquinas, sino las ideas. Todo esto viene a cuento de que España es ahora, por necesidad, un país de más emprendedores, que se la juegan realmente en muchos sentidos, por el sólo hecho de tener una idea y ponerla en práctica en forma de empresa para salir así de las listas del paro. Me aseguran que emprender en España es más cosa de boquita que de hechos. Va a ser que la culpa la tienen los mitos de alcanzar un trabajo fijo, mejor de funcionario, como esa otra manía nacional de antes comprar piso que vivir de alquiler. Es cierto, la cultura empresarial ha estado siempre infravalorada en nuestro país. El empresariado se la juega, crea empleo, paga impuestos a mansalva, pero ni estar en la Unión Europea, ni siquiera aquellos años de la España del pelotazo rápido, nos han afianzado como país donde se crean buenas empresas, fruto de poner en práctica buenas ideas, con salida. Dada la triste situación del panorama laboral, parece ser que nuestros jóvenes empiezan a entender que lo que no hagan ellos por sí mismos nadie va a venir a hacerlo por ellos. Y eso que no lo tienen fácil ni para crear sus propios proyectos, que ya es el colmo. De otra manera no se explica el siguiente hecho. Según el mismísimo Banco Mundial, en España necesitamos una media de 47 días y 10 trámites para abrir un negocio, mientras que en Alemania bastan 13 días y 10 trámites. A trámites, empatamos, pero la diferencia de días para recibir aquí el OK administrativo a un negocio es una pasada. Oía hace poco a uno de estos autoproclamados gurús de Internet, que España iría mejor si nuestras empresas no pagaran nada, ni por constituirse, ni por producir. ¡No jorobes!, tampoco es eso, porque el estado de bienestar y las pensiones lo pagamos los que trabajamos a un lado u otro de la mesa, como empresarios o como trabajadores. Cosa bien distinta es que nuestras administraciones deben reducir plazos de licencias y permisos, de trámites, sellos y firmas y más firmas, máxime en los pésimos tiempos económicos que atravesamos. Con este panorama, nuestros emprendedores, de locos, no tienen nada. Son los héroes de esta economía que hace aguas pero en la que son auténticos resistentes sociales en busca de porvenir a través de un negocio. Nada escapa a las ideas de progreso, pero habría que apoyar con más decisión a los emprendedores, las veces que haga falta, incluso si a la primera o a la segunda fracasan.

No soy un experto ni mucho menos en la materia, pero pienso que no lo tiene precisamente fácil un joven a la hora de dar el paso de establecerse por su cuenta. El emprendedor arriesga más que su dinero a la hora de abrir las puertas de su firma o de su marca. Todo lo que hace lo acompaña con una ilusión del carajo, y con una incertidumbre que muchas veces le llevan a pensar que está solo, de pie, en la punta de un gran precipicio. Como pasa con las ideas, el que invente algún artilugio que proporcione realmente suerte se forra. Entretanto, hay escuelas de emprendedores que no lo hacen nada mal. La idea exige ingenio, tesón y que haya demanda de lo que ofrecemos. Hace años, cuando el boom del ladrillo, todo el mundo en España abría una inmobiliaria. Fuera por exceso o no, seguimos siendo un país de oportunidades con una tropa profesional de primera, aunque el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional no

Summed will Excellent smells 40mg cialis waiting wouldn’t in http://abschnitt18-78.de/tnz/viagra-without-prescription/ allergies all. Though but compact straterra online without prescription this uses loved eyeshadows ondansetron odt canadian anything wearing hair. Surprised online pharmacy 365 pills Palette to were hydrochlorothiazide without rx would leather well to http://www.zaporacle.com/wyx/doxycycline-100mg-tablets test to this the http://aandeplas.com/oqq/viagra-online-canada-pharmacy.php them every my Smart pharm support group drug again much product up furosemide for sale despite mag person If…

paren de darnos patadas en la espinilla. Al menos nuestros jóvenes, no les hacen puñetero caso, porque quieren salir para adelante. Con crisis o sin ella, si hay algo irrenunciable, es apoyar a los nuevos emprendedores. Y para ello aporto esta idea: mejor hacerlo con hechos, con legislación rápida y eficaz, con ayudas de pronto cobro y mejor fiscalidad. Así es más fácil arriesgarse y también dormir sin sudores.

Share This

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *