FUERA NOS VEN MAL

1348685485_115305_1348686389_noticia_normal

Nunca es tarde si la dicha es buena. Lo escribo porque el Rey, el Príncipe y Rajoy han empezado a moverse de acá para allá para contrarrestar la mala imagen que de España hay en los Estados Unidos, Inglaterra, Alemania y los Países Bajos y Nórdicos, principalmente. La gota que colmó el vaso fue la publicación, en primera página por el prestigioso The New York Times, de una persona buscando comida en un contenedor de basura, bajo la explicación de que en España se está pasando auténtica necesidad. La foto-noticia saltó las alarmas en Moncloa y Zarzuela, y ahora se hace lo que debió empezar hace un año, cuando los medios anglosajones no paraban de dar palos a nuestro país en un intento de hacernos caer antes de que llegará la hora del rescate financiero. La imagen es la imagen, y la nuestra, fuera, no está pasando precisamente por sus mejores momentos. Pero no teníamos que haber llegado a tanto. Antes, no he visto castigo tal a Irlanda (siempre protegida por la influencia inglesa), ni tampoco a Portugal. Con Grecia, sí. Con Grecia nos hemos pasado (todos) mil pueblos, y aquel país, cuna de la democracia, ha demostrado una paciencia que dudo mucho que tenga la población española con los movimientos que se empiezan a dar con la mirada puesta en asaltar el Congreso de los Diputados.

Porque los periódicos de información general o económica anglosajones no dejen de poner negro sobre blanco en el papel y sus digitales, nuestros gobernantes no deben de cejar en cambiar este panorama, incluso con rescates económicos a cuestas. Nuestra principal fuente de ingresos sigue siendo el turismo, y pintar tan mal el panorama de las calles españolas puede llegar a empañar la llegada de turistas, que este año ha aumentado pese a los enemigos dispersos que tenemos con nuestra agricultura, exportaciones, tecnología y por supuesto el turismo. Moncloa necesita exportar su gabinete de comunicación a las capitales importantes del mundo, y hacer cortafuegos sobre lo que surja, antes de que la información nos dañé (más). Profundiza más en la  herida lo que ha publicado The New York Times sobre nosotros, que las manifestaciones que se producen en la calle, que son lógicas, y sobre las que no caben decir insensateces que no se creen ni los menos listos. Aquí y ahora, hay que trabajar por la marca España, por su subsistencia, y porque vaya a más, como uno de los países más fiables del planeta en todos los aspectos, que luchamos con uñas y dientes por dejar atrás esta crisis, porque, habiendo vida, hay esperanza.

http://www.facebook.com/#!/miguel.delriomartinez

https://twitter.com/mriomartinez

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *