¿ESTUDIAR PARA NO SER NADIE?

Estudiar para no ser nadie es una frase que está mal contruida y además no tiene sentido, ¿verdad que sí? Con crisis o sin ella, aumentar conocimientos no debería ser discutible ni cuestionarse como una especie de delito en el que nos han metido a todos por el sólo hecho de prepararse para el día de mañana. Empiezo a estar harto de que, cuando me invitan a que hable a estudiantes, casi rogando, pidan que les diga todo serio si van a ser alguien en el futuro. “Por supuesto que sí”, les contestó con todas mis fuerzas vocales. “Lo único que tenéis que poner de vuestra parte es una alta preparación, en cuantos más campos, mejor”.  Se lo recalcó porque no sólo están los estudios. Hay que saber hablar, tener un comportamiento afable, abierto y considerado con los demás y, en definitiva, como en cierta ocasión reflejé en un libro, saber vivir en sociedad. ¡Casi nada!.Quizás les dejo más preocupados con esto último que exigiéndoles un buen curriculum. Desde el Ministerio de Educación se les debería decir con más convicción si cabe. Si buscas emprendimiento, el escalón previo es tener unas capacidades personales que te lleven a la decisión, a la creatividad y, de ahí, a a búsqueda de tu propio negocio. Choca frontalmente mi opinión con desalentar a los chavales desde el mismo colegio. Y lo mismo ocurre cuando viven en París, Bruselas o Berlín, con una Beca Erasmus, que creo conlleva que sus beneficiarios no estén preocupados por si comen o no un mes, porque el dinero que les da su Estado o Autonomía no les da.

Letonia paga a sus estudiantes mucho más del doble que España en sus Erasmus. Aquel país tiene nombre nuevo desde hace bien poco, y nosotros fuimos descubridores de América. A estas alturas de la historia, deberíamos tener claro lo de la formación de la juventud española más allá de nuestras fronteras. Francamente, no entiendo lo que sucede hoy con los estudiantes, los científicos, las carreras, y las decisiones que se toman que te cortan en un momento dado la circulación de la sangre por la cabeza. Alguien estudia para prosperar y no como una penitencia. No se puede estar todos los días construyendo la frase al revés y hacer sentir a los españolitos del futuro que trabajarán sin tener derecho a unos salarios y condiciones laborales decentes. Por supuesto, como si tuviera ahora mismo unos estudiantes delante, les diría que serán tiempos mejores a los que ellos han de contribuir también.

 

ESTUDIAR

Share This

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *