ESTOY CON TUS DESEOS

ESTOY CON TUS DESEOS

En la “Odisea”, el deseo mayor de Ulises es volver a Ítaca, con su esposa Penélope y su hijo Telémaco. A través de la historia, ya se ve que siempre nos ha ido más pisar tierra que alcanzar las nubes. Los sueños, con los ojos cerrados y el cuerpo dormido, no se controlan como despiertos, donde sabes lo que eres y lo que te gustaría ser. Quienes se sienten a gusto con su vivir son de alguna forma elegidos a los que da gusto escuchar para lecciones de calle, golpes y caídas en baches o mayores pesares. Un deseo que se reproduce en otros deseos es trabajar. Un día sin horario laboral es la conversación más habitual, y eso que  deberíamos estar hablando de ilusiones. Cuando acaba un año y empieza otro, ¡¡cuando acaba un año y empieza otro!!, en este momento sí que damos el do de pecho a la hora de que la cabeza se nos vaya en intenciones. Menudo cachondeito que hay cada enero con el inglés (ahora el alemán), el gimnasio, la dieta o dejar de fumar. Los cambios a mejor siempre son bienvenidos, especialmente los referidos a los sentimientos.

Nos enseñan que el trío “la, la, la” de los deseos son la salud, el dinero y el amor, pero ahora compiten de igual a igual con el trabajo. Ante el comecocos de un hijo de veintipocos años en paro, cumples la promesa que sea porque se vea útil. Lo que ha conseguido la economía de guerra de estos años atrás es una posguerra de ERES.  Uno gran deseo de frase larga es este: que dejen de estar las cosas mal. Los sueños son muy bonitos cuando se empieza. Hace tiempo que no oigo aquello de independizarse porque tienes un trabajo, y hay que negarse a perder la costumbre de escucharlo. ¡Ojalá que lo consigan, y aquí, mejor que fuera! Desde la más pequeña cuestión, pero que para alguien es realmente importante, a las grandes cuestiones pendientes de la humanidad, como matar de hambre a pueblos enteros, desear es libre y además no cuesta dinero. Ante el nuevo año, estoy con todos estos deseos. Si también son los tuyos, mejor que mejor.

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *