EL SOLAR HUMANO DE LA CRISIS

 

EL SOLAR HUMANO DE LA CRISISNo lo reconocerán jamás, pero hasta el rancio y odioso Fondo Monetario Internacional, el que manda en la pasta, sabe que no compensa salir así de una crisis. Te llevas por delante demasiadas cosas honestas, que valen realmente la pena, y que ponen en cuestión el comportamiento del ser humano con el ser humano, cuando una parte pudiente le niega a la otra, pobre, el derecho a tener y sobrevivir con dignidad. El caldo de cultivo para que los odios crezcan con más rapidez son el hambre y la necesidad. Está pasando en Grecia donde la violencia racial crece incluso dentro del propio Gobierno, y se hace fuerte la idea de que para que los griegos de pura cepa puedan vivir bien, han de marcharse del país todos aquellos que nacieron en otros lugares. Qué casualidad que los que llevan más palizas en estas persecuciones por las calles, antes al amparo de la oscuridad, pero ahora ya a la luz del día, son los que tienen la tez oscura. El solar humano de la crisis es que crece el racismo, aumenta la xenofobia, los viejos deambulan por las calles rebuscando en las basuras, y los jóvenes toman la peor orientación posible cuando no ven auténticas referencias sociales, porque los valores están manchados por la corrupción que no cesa.

Los corruptos me preocupan menos tanto en cuanto son ricos. Han hecho su fortuna a costa de arrasarlo todo y a todos. Esta es la esencia de la crisis, aunque poderosos y medios de comunicación en sus manos, se empeñen en hacer olvidar el por qué de las cosas trágicas. Ahora bien, cuando no le das solución al hambre, a trabajar, a tener un techo bajo el que vivir, el engaño generalizado no cuaja. En 2015 serán millón y medio de españoles los que habrán perdido su casa, pero la estadística no se para en aclarar dónde viven hoy. Es insospechada la forma que tomará la reacción de las personas ante su peor destino posible, malo evidentemente. Esto de que la crisis llegue a acabar algún día, pero con millones de excluidos para siempre, ¡como que no! Aunque esta es la realidad a todas luces, mientras poderosos y dirigentes siguen hablando de que el día de mañana no es de bienestar sino de unos apoyando a otros. ¡Ahí que me da la risa!

 

 

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *