EL DESTINO DE EUROPA

Comentario en Punto Radio. “Protagonistas Cantabria”. 13,10 h.

Es más evidente cada vez que Europa se acerca o se aleja de sus ciudadanos en razón de que las medidas políticas que se toman estén estrechamente ligadas con la forma de vivir europea,  y lo sepamos percibir así. Por eso cuando se habla por ejemplo de economía, ¡ojo, lo dice la Comisión Europea!, y tiene un gran crédito para nosotros. Pero cuando se habla de crear más instrumentos de burocracia europea, repartidos además en todos y cada uno de los países socios de la Unión,  eso ya gusta menos y genera crítica generalizada. Los ciudadanos europeos nos inclinamos por un espacio común, auténticamente eficaz frente a los problemas de la calle. Entiéndase el paro, la delincuencia, la inmigración incontrolada, el terrorismo, la libertad de oportunidades por igual en cada país miembro, y la verdadera ayuda mutua cuando algún socio tiene problemas, como le acaba de pasar a España con el secuestro del atunero “Alakrana” en aguas de Somalia.

La pregunta que muchas veces nos hacemos es: ¿para qué sirve realmente Europa? Pues para mucho más de lo que nos creemos, aunque el problema eterno siga siendo el distanciamiento entre Instituciones Europeas y ciudadanía, que no me voy a poner a explicar ahora porque el asunto tiene mucha tela que cortar. Un nuevo punto de fricción va a ser si los recientemente elegidos nuevos altos representantes de Europa (el Presidente de Europa y su número uno de Asuntos Exteriores), son cargos políticos suficientemente conocidos y con experiencia demostrada como para conducir bien los destinos de Europa. Cuando un joven se presenta a un puesto de trabajo y le preguntan por la experiencia laboral, responde que lo que quiere es esa primera oportunidad para demostrar lo que vale y hacer de paso la experiencia que le requieren de entrada y, lógicamente, no puede aportar. Claro que empezar a trabajar en la vida, no tiene mucho que ver con dirigir Europa, y vértelas con los problemas actuales y con las soluciones que demandamos unos ciudadanos cada vez más hastiados de cómo se abordan o aplazan determinadas decisiones.  Hacia dónde va Europa realmente, se va a ver. Si las caras de los líderes son conocidas o no, no tiene que significar nada a priori. Nadie nació aprendido, y esto vale también para el caso. Lo que no hay que olvidar es que los ciudadanos queremos cambios y eficacia. Si de paso, algún día España gana el Festival de Eurovisión, pues mejor que mejor.

Share This

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *