Desde Rusia con dolor

TANQUES

Lo peor de que Rusia vuelva a las andadas de como fue siempre, es que todas las generaciones posteriores a que cayera el Muro de Berlín (el 9 de noviembre de 1989), no tendrían porque conocer hoy en día lo que es el dolor de los bloques militares, la guerra fría, o los misiles nucleares de corto o largo alcance. Como las malas modas, regresa este lenguaje que debería estar enterrado junto a todas las tumbas de la Segunda Guerra Mundial, Corea, Vietnam, Irak y Afganistán. Hay que sumar también todas las guerras civiles habidas en África, pero también en Europa, en la antigua Yugoslavia, para vergüenza de las instituciones que nos representan a los europeos, que ahora siguen inmóviles ante todo lo que está haciendo Rusia para reconquistar a los países de su entorno (Ucrania). ¡Hablarle a un joven europeo de 18 años, que vota por primera vez, de lo que fue la URSS! Alucina en colores, y tilda de imposible que hubiera dos alemanias divididas por un gran muro, sin poder reencontrarse familias enteras. Y de increible calificaría que hubiera países que no podían dirigir su propio destino, ni ser democráticos. Si les decimos que la Polonia o la Rumania que forman parte hoy de la UE, antes estaban en esta situación, habría un seguro debate sobre lo verdadero o falso de esta afirmación histórica.

Entre la crisis, el paro, la falta de expectativas, y el regreso de los grandiosos desfiles militares a la Plaza Roja de Moscú, estamos dando el siglo XXI a todo dios, pero mi feroz crítica va dirigida a los poderosos que oscurecen el presente y el futuro de la juventud actual. La humanidad ha superado muchos malos momentos, pero lleva en sus genes volverla a cagar cada cierto tiempo. Es difícil por tanto augurar nada malo, pero tampoco nada bueno. A diferencia del siglo XX, hoy la pelea no está en asentar el capitalismo y frenar el comunismo. Siempre es una cuestión económica y de recursos energéticos vitales para los países, como petróleo o gas, la que hace mover ficha en el siniestro mapa de guerrear contra unos o contra otros. Rusia es ahora el mal ejemplo, pero los países que tienen más de todo quieren empezar y acabar la partida estratégica siempre a su favor. Por mi les podrían dar calabazas a todos, sino fuera porque me duele de verdad que preocupen a los jóvenes más de lo que ya están. Hablar en alto de armas, movimientos de tropas, y desfiles de gruesos tanques, lejos de tranquilizarme, me inquieta por lo sagrado que es la paz mundial.

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>