DEMASIADO CAROS LOS PARKINGS

¡Caros, no! Los parkings subterráneos de Santander son lo siguiente: muy caros (es síndrome nacional). Están muy bien, céntricos y bien repartidos, todo hay que decirlo, al igual que hay que añadir que no se ajustan a los tiempos de crisis profunda debido a sus altos precios, y de ahí creo yo que no están todo lo llenos que debieran. El coche ha sido otro de los paganini de esta situación de falta de dinero que tenemos los consumidores, y se queda durante muchos días de la semana en casa, cambiado por coger el autobús e, incluso, a patita donde tengas que ir. Con una gasolina supercara, unos parkings con unos precios desorbitados, unos impuestos inasumibles, y sin dinero para afrontar letras, la venta de coches se ha desplomado por completo. No acompaña nada. Hay que sugestionar al consumidor y empezar por los pequeños detalles, como aparcar el coche en un parking subterráneo y, por hacerlo una hora, no te metan un hachazo a la cartera.

Los parkings son concesiones del ayuntamiento, aunque ajustarse el cinturón sí que no tiene opciones. En los recortes y ajustes  de este país, empezando por los sueldos, falta acomodar los precios de muchísimas cosas que podemos denominar como de primera necesidad y consiguiente consumo. Un parking bien se pude considerar una de estas necesidades. Muchos trabajan con el coche. Las prisas no han cambiado como para conducir de un punto a otro de la ciudad, y estacionar rápido tu vehículo para que no llegues tarde a la cita prevista. Aunque meter el coche en un subterráneo tira para atrás cada vez más. ¿La culpa? Que cada vez que metes el ticket en la maquina para pagar, te quedas helado con los euros y pico que la pantalla demanda que metas por la rendija de las monedas o los billetes.

 parking

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *