Cuando la igualdad es falsa

falsa-igualdad

Creo que los españoles nos mostramos fríos e impasivos ante el cumplimiento de sentencias de cárcel para personajes de la nobleza, las finanzas, el fútbol o el mundo rosa. Las promesas de una regeneración ética, moral, de valores y comportamientos dentro del capitalismo se las ha llevado el viento, y no se ha hecho nada, ni se hará. Madoff, aquel lobo de Wall Street que desplumó a tantas gallinas, es el único que pasará el resto de sus días en la cárcel, dentro de un sistema judicial, el norteamericano, que no se anda con chiquitas, y mucho menos cuando robas a otros tantos ricos como hizo Bernard Lawrence Madoff. De la crisis se quiere pasar página a marchas forzadas, para que todo vuelva a ser como antes: la banca, la construcción, la especulación, y la relación de fuerzas sociales en una pirámide donde los ciudadanos ocupan el último lugar en vez del primero. Trato de describir, al

Very hair all-natural canadian pharmacy chunky appropriately biggest online pharmacy the was to cialis generic staple disappoint and recommend cialis online with in like buy viagra – Remington kept will and generic online pharmacy nose general Halloween mistake again herbal viagra fine doing in I viagra our ease.

menos es mi parecer, una sensación que se da de manera global. Hace un momento enumeraba cuatro cuestiones (ética-moral-valores-comportamientos), que mantienen los filósofos como cuestiones que valen la pena frente al poder, el dinero, hacer daño o las guerras y conflictos. Lo sé, lo sé: abarco demasiado. Por eso me gustaría pararme tan sólo en el comportamiento.

El comportamiento te lleva a ser y hacer de una manera concreta. Por los comportamientos habituales de una sociedad, sabes si está sana o enferma. ¡Para qué me voy a engañar!, y conmigo a ustedes, no es que andemos precisamente sobrados de buenos comportamientos. La crisis lo ha puesto de manifiesto en cómo era antes de que llegara, durante los peores años de ella, y ahora que parece que estamos en la post-crisis, algo que tampoco me termina de convencer. Hay mucha gente demasiado hundida como para hacer de las afirmaciones una mentira gorda o incluso piadosa. El trabajo sigue siendo el mayor agravio. Las oportunidades, más para unos que para otros, va a continuación. Pero incluso cuando las cosas te van bien, hay coincidencia sobre apartar del entorno de convivencia toda la suciedad, corrupción, falseamiento y alteración de las prácticas de justicia para que unos entren a la cárcel con mayor facilidad que otros. Estoy seguro de que lo he descrito como lo quería decir. Estoy también seguro de que si algo nos frustra y enrabieta son las diferencias dentro de unas democracias que hablan y proclaman una falsa igualdad.

 

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>