Cantabria jubilosa

peregrinos-caminoLebaniego-Liebana-cantabria

El Año Jubilar Lebaniego es una oportunidad para Cantabria, después de la travesía del desierto que ha supuesto la crisis económica y con ella dejar de viajar y hospedarse en otras ciudades. Como atractiva, Cantabria es jubilosa, y se va a poner de manifiesto con una buena programación de eventos entorno a este acontecimiento, que prometen un lleno de turistas y visitantes en todo este año 2017, tan lebaniego, tan cántabro.

Quiero declararles de entrada, y antes de que se me olvide, que he escogido el título de Cantabria Jubilosa, porque una tierra tan aguafiestas como es en ocasiones ésta, hace muy bien en conmemorar por todo lo alto el Año Lebaniego y acometerlo, todos a una, felizmente como corresponde, porque a fin de cuentas es lo que necesitamos ahora: “trabajar con ánimo jubiloso”. Por mala que haya sido una crisis económica, y esta ha sido tremebunda, nada ni nadie nos impide volver a emprender el camino (como los peregrinos), y hay que transmitir este mensaje positivo a nuestros jóvenes en busca de trabajo, para que mañana se pueden levantar así con la jubilosa impresión de estar más vivos que nunca porque su suerte laboral ha cambiado. Es sin duda el mejor deseo a esparcir, dicho lo cual enfilo ya directamente el sendero del Año Jubilar Lebaniego 2017, una autentica oportunidad en el tiempo que vivimos.

Si alguien autorizado del Vaticano no dice lo contrario, el máximo pensador del cristianismo es Augustinus Hippnonensis. Les sonará más si les digo que fue San Agustín. Tan adelantado a su tiempo como vivió, supo vislumbrar lo que sería con los años peregrinar, ganar el jubileo y hacer turismo: “Los hombres salen a hacer turismo para admirar las crestas de los montes, el oleaje de los mares, el copioso curso de los ríos, los movimientos de los astros. Y sin embargo, pasan de largo de sí mismos”. Claro que el santo no tuvo en cuenta cómo progresarían los siglos siguientes respecto a cumplir promesas y peregrinar los llamados Años Jubilares Perpetuos (7 en el mundo), entre los que está el Año Santo Lebaniego de Santo Toribio de Liébana, en Cantabria.

 “El Año Jubilar Lebaniego es una auténtica oportunidad en los tiempos que vivimos”

Cantabria tiene tantas bellezas acumuladas, que habría que escribir un artículo para cada una, y en este precisamente me voy a parar en el Lignum Crucis o “madera de la cruz”. Resulta difícil asumir que haya personas, más si son cristianas, que no conozcan el detalle de que en el Monasterio de Santo Toribio de Liébana se encuentra el trozo mas grande de la cruz de Cristo, en concreto del brazo izquierdo. Pero este mundo es muy raro, ahí tenemos a Trump que no para de tuitear allá se caiga la Casa Blanca, de ahí que merezca la pena transmitir por Internet y todas sus redes sociales (la mejor comunicación posible) la celebración de este Año Jubilar Lebaniego 2017 (www.caminolebaniego.com). Para las grandes televisiones del mundo, del pelo de Discovery Channel, el Canal de Historia, pasando por la abc norteamericana o la BBC inglesa, el Lignum se debe mostrar como la Sabana Santa es a Turín, custodiada en la capilla real de la Catedral de San Juan Bautista, que nada tiene que ver para mi gusto con el imponente Monasterio de Santo Toribio.

Además de lo que supone en si el acontecimiento religioso, el Año Jubilar Lebaniego es una ocasión para toda Cantabria. Semana Santa y el verano prometen llenazo de visitantes, pero el año tiene doce meses y esta comunidad debe programarse especialmente para asentarse en el futuro como destino ideal para el visitante. Antes y ahora, toca meter en vena a toda Cantabria, sus instituciones, empresas, y grupos y colectivos sociales de todo tipo, que del Año Jubilar hay que hablar, disfrutar y contarlo. Esto se ha propuesto la consejería de Innovación, Industria, Turismo y Comercio del Gobierno de Cantabria que dirige Francisco Martín. Queda para demostrarlo un pueblo acogedor como el cántabro, ciudadanos que se parecen mucho al peregrino que busca al final de su gran caminata el jubileo. Música, cultura y eventos muy variados conforman una ambiciosa programación para impulsar este 2017, clave en la historia contemporánea de Cantabria. Lo que diferencia hoy a las sociedades modernas, avanzadas y conocidas en el mundo entero es saber organizar bien las cosas, y dar esa sensación de unidad, esfuerzo y apoyo colectivo, como el que se exige cuando una ciudad quiere organizar unos Juegos Olímpicos. Nada es mucho para Cantabria, aglutinadora de algunas de las grandes joyas mundiales, como Altamira o el Lignum Crucis. El Año Jubilar Lebaniego supone en definitiva andar un largo camino en busca de la gratificación final que proporciona llegar feliz y satisfecho al destino previsto. Esto es lo que vamos a hacer en Cantabria para lograr un éxito pleno del que se tienen que beneficiar todos los ciudadanos, aunque una vez más pensemos especialmente en nuestros jóvenes.

 “Cantabria debe lograr un éxito pleno del que se tienen que beneficiar especialmente los jóvenes”

 

 

 

 

 

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>