CAMBIO SUELDO POR EL DE COMISARIO EUROPEO

Es cojonudo esto de que quien cobra más de 20.000 euros limpios al mes, se ponga a hablar de lo que deben cobrar, de menos, los españoles que tienen la suerte de recibir un sueldo a final de mes. Otra que fue ministra francesa y saltó el charco para ser directora del FMI, cobra 300.000 dólares anuales, se subió el sueldo nada más ocupar el cargo, y también se pone a hablar de que se baje el sueldo a los españoles un diez por ciento. El cinismo no tiene nacionalidades ni fronteras. Lo del embudo ancho para unos y estrechos para la mayoría, se da mucho en la política de cualquier institución asentada donde sea. El caso es bajar a los demás, para que ellos saquen más tajada. Ni siquiera se paran a proponer que con los sueldos baje todo lo demás que no paran de subir, ya sabe: la luz, el agua, las basuras, los impuestos, el IBI, la cesta de la compra y todos los libros, cuadernos y lapiceros que van a necesitar los chavales para el próximo curso escolar cada vez más cercano.

 508_pocketUnos organismos económicos y sus (irres)responsables, que han provocado la peor crisis económica tras la Segunda Gran Guerra, ¿qué lecciones pueden dar, o con qué recomendaciones pueden venirnos? No han parado de hacernos daño, siguen en la trama, y su causa no es otra que reequilibrar el mundo para que los ricos lo sean más, y aumente el número de pobres que vivan con lo puesto y justo para comer. Es así de terrible y por eso les desprecio. Ellos no paran de poner en práctica el ojo por ojo, pero los demás no terminamos de iniciarnos en la venganza contra la crisis que han creado. Una dirigente política española decía recientemente que con lo que se gasta en dos comidas un comisario europeo, vive una familia española todo un mes. Todo lo que reciben en realidad estos cargos europeos que desde hace cinco años no sirven para arreglar nada (sino complicarlo más) no se sabe, es el secreto mejor guardado de esa política en la que declaran que no ganan lo suficiente, y luego resulta que las nóminas son diversas y cada cual con más ceros. Ya no es que no sepan lo que vale un pan. Es que algunos, como el comisario europeo de economía o la directora del FMI, han perdido toda noción de lo que es trabajar para, tan sólo, vivir normalito, normalito. Cuando quieran, les cambiamos el sueldo, y que regresen del planeta VIP en el que viven.

 

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *