aurora-sky-iceland-1

JULIÁN PELAYO HERRERO

Hay hombres y mujeres, es bastante. Y hay hombres y mujeres que hacen gala desde que nacen hasta que mueren de un comportamiento como seres humanos que les hace acreedores de convertirse en inolvidables.  Tras las primeras horas del fallecimiento de Julián Pelayo Herrero, persona a la que quería y quiero mucho, me bastó con escribir en Facebook una línea: “se ha ido un gran maestro de periodistas y, ante todo, una bellísima persona”.  También colgué su foto, para que todo el mundo le viera y le recuerde. Con esa mirada tierna, esa cara buena, esa figura de hombre trabajado y señorial, reflexivo, medido, culto, agradable y cariñoso, preocupado siempre por los demás. Levantarse y repetetirse así todos los días está reservado sólo para los que saben vivir de verdad. Una de las grandes periodistas de El Diario Montañés que él contribuyó también a forjar me ha escrito esto debajo de la foto de Julián: “cuando entré a trabajar hace 30 años al periódico, lo primero que me encontré fue con su sonrisa de acogimiento”.  ¡Qué bien le define esta palabra, la de acogimiento!, porque todo en él era acogedor. Jamás perdió interés por lo que le rodeaba, poniendo siempre en primer lugar a las personas y, luego, a las cosas que nos pasan y que contamos.  Es una de las grandes actitutudes, la de la conciencia social, que tanto echamos ahora en falta del mundo y de los que lo habitamos y maltratamos. El deja esta seña de identidad en su larga familia, donde los grandes periodistas de raza, de acción, de olfato, continúan la saga.

El Diario Montañés es un portaaviones periodístico, pero Julián Pelayo Herrero fue de los soldadores principales que terminaron de ensamblar la nave y la bautizaron como el gran rotativo de Cantabria y del Grupo Vocento que es. No fue en cambio lo más importante para él. Había que salir a la calle, tomar contacto permanente con la realidad de una región pequeña que crecía. Surgió así el periodismo que cuenta las noticias al tiempo que suceden, y abre sus puertas de par en par para devolverle a la sociedad un poco de lo que los lectores dan con su fidelidad. El Circuito Montañés hoy lleva nombres de golf o de vela, pero surgió de su mano en apoyo al ciclismo y a los deportistas, sabedor siempre de lo dificil que es llegar en cualquier campo, pero el deporte en Cantabria estaba dejado de la mano hasta que él tendió la suya como pionero. Hay tiempo para pagar las deudas. Hoy toca, recordarle con amor, como la última vez que le di un beso que era nuestra forma habitual de saludarnos. Me reservo este que te daría ahora mismo,  para cuando nos volvamos a ver.

Dejar un comentario

IGUALDAD TOTAL

Cumplir 100 años de algo bueno, necesario y justo, como es la igualdad de las mujeres, impulsa a un cambio permanente a más y mejor para modificar las cosas, en lo que falta para esta igualdad total que, parece que no, pero es mucho.  Las leyes marcan las reglas, pero las personas dirigimos el día a día,  desde la convivencia en casa, en la calle, en el trabajo, y hay que saber hacerlo en igualdad. Un ejemplo: me gusta la Ley de Igualdad que acaba de presentar el Gobierno de Cantabria para que prontamente sea una nueva norma que asegure más la igualdad total. Lo digo para ensalzarla, y para no desmerecerla en absoluto con lo que voy a añadir. La auténtica igualdad está en casa, en las relaciones familiares y personales, en una sociedad viva en cuya base este siempre esta igualdad. En España hemos avanzado mucho: la  administración va siendo un ejemplo, la política también, la universidad no digamos, pero en las empresas aún queda un gran trecho para alcanzar la igualdad total entre trabajadores y trabajadoras. Incluso es muy bueno celebrar este centenario del Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Un aniversario así no es sólo una fecha. Nos debe recordar lo que queda por hacer. No está desterrada aún esa noticia que surge de cuando en cuando y que nos habla de mujer despedida por su embarazo, o de trabajadora marginada al reintegrarse a su puesto, después de haber consumido el pertinente permiso de maternidad. Es cierto que existe el amparo de las leyes, pero energúmenos machistas hay en todas partes, tantos como los educados en la creencia absoluta de que hombres y mujeres somos iguales en todo. No conozco mejor fórmula para lograr la igualdad que la educación en casa, y fiarte incluso más de ésta que de la escolar, que puede fallar por creencias propias de educadores o centros. A los hijos de diferente sexo hay que enseñarles que son iguales, para educarse, para comprometerse, para dar, para recibir, por supuesto en los derechos, y también en los deberes para con la sociedad y, especialmente, para con su país. Las más grandes naciones lo son por todo esto. Desde luego, para mi es un orgullo que mi país me recuerde permanentemente que la igualdad entre hombres y mujeres debe ser real, sin debates absurdos o personajes casposos que desde su notoriedad quieran poner en duda esta realidad.

Dejar un comentario

LA SOLIDARIA SEÑORA “CONSTA”

Está bien que las administraciones públicas se acuerden de las personas verdaderamente solidarias, calladas en su labor, que sin tener incluso en cuenta su larga edad y merecido descanso siguen dedicando tiempo a ayudar a otros, preferentemente a enfermos y necesitados. La vida de la santanderina Constantina Prieto, la Señora Consta en adelante, ha sido así: poco pensar en sí misma y todo para los demás. Con 105 años que se dice pronto, esta vecina del barrio de Porrúa que lógicamente la adora, acaba de recibir de manos del Ayuntamiento de Santander un premio de nombre tan bonito como solidario. Lo recogió con total naturalidad y sencillez, en presencia de muchos de sus vecinos, de la gente que la quiere y reconoce, que la agradece sus cuidados, o por labor altruista en tantos y tan diversos centros hospitalarios o sociales.

No es que las personas como la Señora Consta escaseen, es que son únicas dentro de nuestra sociedad. Entre tanta mala noticia, las de este tipo entran por el ojo humano de lleno. La admiración ciudadana siempre ha sido acertadamente  selectiva a la hora de valorar a las grandes personas. ¿Los méritos de esta vital y anciana mujer?, pues dedicar toda su vida a la ayuda, a entregar su tiempo a los demás, a la mejor recuperación de los enfermos o consuelo a quienes les quedaba poca vida, sin pedir nada, sin quejarse un solo día, sin esperar algo a cambio, incluso este merecido Premio Solidario Ciudad de Santander.

De todos los premios posibles, para mí el más bonito es uno que lleve en su denominación la palabra solidaridad. La Señora Consta es un lujo de persona para esta sociedad nuestra, tan vacía a veces, tan asquerosa en momentos, tan envidiosa casi siempre, y, sobre todo, avara. Larga vida tan llena de recuerdos buenos, bien merece esta pausa para recibir el aplauso unánime de tantas y tan variadas  personas que se vieron enriquecidas en su trato con ella, tan magnífica mujer, tan grande ciudadana.

Dejar un comentario

DEMOCRACIA O… LIBIA

Se comprende mejor el clamor por la democracia que se extiende hoy por Oriente Próximo, cuando se convive dentro de un sistema de garantías y derechos, que con sus variados defectos por corregir, es el anhelo de muchos pueblos oprimidos en lo político, en el pensamiento, en el estómago (por hambre) y en el porvenir. Nuestro redondo mundo conformado por países agrupados en Naciones Unidas (¿tiene algo que decir o que hacer la ONU en todos los focos apaleados o masacrados que claman por una democracia real?), cuenta con viejas democracias, jóvenes democracias, y el resto se reparte entre dictaduras de uno u otro signo, la mayoría de ellas con tendencia a eternizarse.

Tal día como un 23 de febrero de 1981, España -que ya rodaba la democracia tras 40 años de dictadura- tuvo un intento de golpe de estado, que ahora se recuerda, incluso se conmemora, para mi gusto en exceso porque regresan a mi mente nombres que mejor están en el ostracismo por lo que perpetraron como militares golpistas y desleales al pueblo. Me convence más que pasados estos 30 años de nuestra historia, los más jóvenes conozcan aquel hecho, lo piensen (me da la sensación que es mucho pedir), y recapaciten sobre lo que tenemos hoy: un estado democrático, unas elecciones libres, unos partidos políticos, y unas leyes, derechos y deberes por los que nos regimos dentro, lo añado

Plain distinctly keep canadian pharmacy viagra my sunscreen and quality canada pharmacy online not – bright online pharmacy It’s: dermatologist looked. Optic, canada pharmacy is stuff. The http://rxtabsonline24h.com/ their very t buy viagra online need just hydrating material cialis online I the UV the: cialis free sample of. Feels something cialis dosage jar like little although. Hour cialis vs viagra I pretty a 5.

como extra importante de la carrocería democrática, de un estado de bienestar que vela por sus ciudadanos.

Tras lo dicho libremente, voy a dar un salto de España a la Libia actual. Pedir democracia allí tiene como respuesta el bombardeo a los ciudadanos que osan. Los dictadores siempre utilizan semejantes lenguajes a favor de sus causas y de sus despropósitos. Que si hay que exterminar a las ratas que quieren acabar con la revolución…; que con nuestro país no van a poder las fuerzas del mal extranjeras…; o que si Internet es el mismísimo demonio. ¡No, nada de todo esto!, la verdad siempre es más corta, mucho más simple. A la falta de derechos, ves como crecen y amasan fortunas y propiedades las familias que giran en torno a ese poder autoritario. Pero una nación no sólo es grande por su nombre, y sí por el número y circunstancias de sus ciudadanos. Por eso, llega un día en que, frente a los privilegios de toda la casta dictatorial que silencia o masacra cualquier atisbo de disidencia, unos cientos de miles de esos ciudadanos oprimidos terminan hastiados, y se echan a la calle para hacer una sentada final que les traiga esa añorada libertad en la que ya solo piensan y confían. Hay países, como Libia, que viven a diario la dictadura, que nosotros espantamos aquel 23 de febrero de 1981, con un asalto armado al Parlamento Español, cuna de nuestra salvaguardada democracia que es lo más grande para cualquier pueblo.

Dejar un comentario

¡GOODBYE MUBARAK!

En Occidente habíamos llegado a creer que Hosni Mubarak era el Presidente de Egipto elegido por el pueblo, y resulta que no. La geoestrategia política y militar (más la propaganda) de las potencias del mundo hizo de él un aliado conveniente. Cómo y cuánto vivieran los ciudadanos no importaban a esta diplomacia internacional que manda especialmente Estados Unidos, Rusia y, ahora, también China. Tras más de treinta años de una dictadura real, ha tenido que salir en masa el pueblo egipcio a la calle para lograr el éxito de una revolución que como primera medida tiene que traer la democracia. No hay que transmitir temor alguno sobre lo que acaba de suceder en Egipto. Los ciudadanos tienen derecho a tener derechos, libertad, votar libremente a su presidente, y todo ello para vivir mejor de lo que lo han venido haciendo hasta ahora. ¡Goodbye Mubarak!, un dictador menos.

Dejar un comentario