BATAS BLANCAS INMUNES A HOMBRES DE NEGRO

Alguien deja de ser timorato cuando se siente acorralado por decisiones que considera injustas, y que al adoptarse le sitúan al borde de un abismo  en el que jamás pensó verse y menos llegar a caer al fondo del precipicio. De un día para otro, llegaron así a nosotros los desahucios de viviendas, perder trabajo y enseres, y echarse médicos y enfermeras a la calle para defender lo que consideraban una privatización de la sanidad universal. Se bautizaron las manifestaciones en las calles de los sanitarios como la “marea blanca”. El embiste de su fuerza acaba de provocar que la comunidad de Madrid de marcha atrás en su decisión de poner sus hospitales en manos de empresas, aunque la realidad es que ha sido la justicia la que ha llevado a este final de pesadilla para miles de profesionales, familias y pacientes. Sería corto de miras pararse tan sólo con lo que pasa en la capital de España, cuando Europa y sus hombres de negro han señalado con el dedo a los países de sur, para que vivamos de otra manera, mucho peor a como se hace en el centro del poder de la Unión, que coincide también con la situación geográfica en el mapa de los países mas ricos y favorecidos de la Unión, con Alemania a la cabeza.

 batas-blancas

Los batas blancas españoles le han ganado la partida a los hombres de negro de la Troika. Son capaces de pedir ajustes y recortes, aquí se llevan a cabo, para luego declarar que no se puede dejar en España sin seguro médico a los sin papeles, o que el hambre entre los niños españoles está disparada, según los datos de los que ellos disponen. No se come una cosa con la otra, porque no hay lógica ni razón para haber permitido lo que han permitido, en Grecia, por ejemplo, o en Portugal, por ejemplo, o aquí. Han sido años donde no se podía hablar de recortes, pero abundaban. Recuérdese cómo se ha llegado a hablar de pagos para determinados enfermos, como los de cáncer, y posteriormente muchos gobiernos locales se han negado a aplicarlos. Y todo esto siendo una sanidad pública. ¿Qué pasaría con una sanidad privatizada? No es difícil llegar a respuestas preocupantes y a pacientes angustiados por su situación. Dar marcha atrás con estos planes, se me hace insuficiente. Hay que tomar decisiones comunes a todos los europeos, y de verdad convivir en unas condiciones igualitarias. Si Europa sólo es Alemania y sus intereses, por mí que se la queden, pero que devuelvan también todo lo que recibieron de sus socios cuando las dos alemanias se reunificaron gracias a la generosidad de todos. ¡Qué rápido se olvida en ocasiones la historia!

 

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *