ATAÚLFO ARGENTA POR GENERAL MOLA

santander2_06102005 Sería manipulador negar que a los vecinos de una calle no les hace pizca     de gracia que les cambien su nombre, porque uno que lo ha vivido llegó en varias ocasiones a recordar a los parientes de quienes toman este tipo de decisiones, por los inconvenientes burocráticos que genera el acuerdo. En un país donde todo el mundo se mete con el papeleo y nadie hace nada  por erradicarlo, resulta fácil incomodar a los que viven donde antes se llamaba calle General Mola, y ahora va a ser Ataúlfo Argenta. La cosa, pues, no queda sólo en cambiar las placas. Parecería por lo que digo que no estoy de acuerdo con la decisión, y no es así. Me parece acertado y  bien elegido el lugar del cambio de nombre, porque cuando en Santander le ponen a alguien su nombre a una calle, suele ser en lugares que a partir de las diez de la noche ya no te atreves a ir sólo. 

Cantabria, en este caso la capital, se reivindica con los nuestros. Lo hace siempre tarde, pero termina por hacerlo. Ataúlfo Argenta es uno de los grandes músicos españoles, y prefiero ver calles de Albéniz, Arriaga, Falla, Bach o Pergolesi, que de generales, ganaran o perdieran una guerra. Los que tienen recuerdos y una ideología muy definida, y creen que estos nombres forman parte de la historia, el hecho les sienta mal. Los vecinos, en lo que piensan es que no les vuelvan locos a partir de ahora con los recibios del banco, la luz, el agua, el DNI o el carné de conducir. No creo que su enfado sea por las guerras, que son para no olvidarlas en los libros y educar en la buena orientación cívica a los chavales. Las guerras no son para plasmarlas en placas de calles ni tampoco en monolitos. Y me da igual que sea la Guerra de los 100 años, la Civil Española, la Primera, la Segunda Guerra Mundial, Irak o Afganistán. No tiene que volver a pasar, y san se acabó. Esta es la auténtica gran lección, y no una placa de una calle con el nombre del militar o la batalla que ganó. Una guerra nunca la gana nadie. Le pasa a España, que cada nuevas elecciones generales, vuelve a sacar los fantasmas del 36. Esto no se puede hacer a las nuevas generaciones, que tienen que saber las barbaridades y errores que se perpetraron en nombre de ideales, conquistas territoriales y odios personales. Si la lección estuviera aprendida, no debería sentar mal a nadie el cambio de nombre de una calle por otro. De sobra sé que muchos no pensarán así, porque nunca llueve a gusto de todos, aunque sean decisiones que se toman en las instituciones que emanan de la propia democracia como es un ayuntamiento.

 

 

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *