Aprender a vivir

Las máquinas siempre nos han sacado una calle porque se crean con instrucciones a diferencia de los humanos, que no. En el vientre de una madre, esta hace lo que puede por transmitir los mejores deseos y sentimientos hacia su retoño, estoy seguro (porque las hay que los tiran al nacer a los contenedores de basura), pero tampoco basta. El aprovechado debate sobre los insultos en Internet de ahora mismo, no tiene que ir  a ninguna parte, y menos a cambiar las leyes, pero sí a que cada cual se haga su correspondiente autochecking de si verdaderamente sabe o no sabe vivir como dios manda. Estamos rodeados de abusones, faltones, hijoputas, ladrones, corruptos, parásitos, mediocres y caciques por doquier, según sea la profesión. De todas maneras, la luz siempre se aprecia por alguna rendija, y la pone uno a la hora de decidir como vivir mejor. Lo que diferencia a un pazguato borrego total, es que al resto, o nos gusta la música de Bach, Vivaldi o Pergolesi, o la de Alejandro Sanz, Luz Casal, Celine Dion o Whitney Houston. ¡Y la comida, eh!, ¿cómo distingue la comida a un cerdo de alguien que sabe masticar veinticuatro veces lo que tiene en la boca? La vida tiene demasiados pocos momentos de ver fuegos artificiales en el cielo y disfrutar de su hermosura. Hay que aprovecharla a cada instante.

En el supuesto manual de supervivencia del recién nacido debería haberse puesto como obligatorio que no hay días buenos ni malos, y como hacerlo bien. Debería haberse definido a los falsos, los hipócritas, los desleales, los acosadores, chantajistas y cantamañanas que fabrican esos días oscuros en las mentes. Nunca me rendiré ante toda esta jarcia que enumero, porque lo joden todo cada veinticuatro horas, ante la impasividad de los demás. Son los mismos que exigen de niñas secuestradas en un país africano, que está rodeado de otros tantos donde otros millones de niños mueren tiesos de hambre y sed. Habría que liberarles a todos, digo yo. El cáncer de este mundo se llama falsedad. Estamos falsos, que es lo mismo que decir faltos, de muchas cosas. Saber vivir es comprender, resolver, imaginar, crear, difundir, expandir, liberarse y liberar, acoger, querer, simplificar, soñar, alabar, acariciar, sonreir, amar, curar, investigar, dar, entregarse a causas nunca perdidas, esta del hambre en el mundo. En fin, ¡buenos días y a aplicarse!

Share This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *