ACERONAS Y CARRETERUCAS

Publicado el 26 de enero de 2010 en el Diario Montañés Cuando cambia la fisonomía de una ciudad, los vecinos no reaccionamos de la misma manera. Las aceras se convierten en aceronas, excesivamente grandes para mi gusto en algunos tramos, y las antes amplias carreteras para los muchos coches que circulan, se estrechan hasta convertirse […]

Leer más